5 consejos para abogados para saber interpretar un balance

¿Cuánto vale un despacho profesional?

¿Cuánto vale un despacho profesional?

Esta fue la pregunta que me hizo mi suegro el día de navidad después de tomar la correspondiente copa de licor. La verdad es que en ese momento de felicidad, algarabía y cubitos de hielo, recuerdo que le dije: Sin ti no vale nada porque tú eres lo más importante, los clientes siempre preguntan por ti, eres imprescindible. Al día siguiente después de la resaca y tras una mañana de reflexión, se me ocurrió llamar por teléfono a mi suegro a su casa para pedirle perdón y decirle que se olvidara de mi respuesta ya que era errónea, sinceramente me había equivocado.

Un despacho profesional tendrá un mayor valor económico para un tercero interesado cuanto menos imprescindible sea el dueño del negocio ya que el día que él no esté, los clientes que son el principal activo de un despacho profesional, seguro que se plantearan su continuidad si no existe una segunda línea profesional capaz de seguir la actividad sin la figura de su fundador y creador, manteniendo la misma calidad y servicio.
En los actuales procesos de valoración en los que estamos participando, esta es una de las primeras preguntas que planteamos en las entrevistas iniciales. En función de la respuesta del socio, ponderamos la operación con un coeficiente corrector a la baja o al alza. Continue reading…

Sucesión despacho auditoria

La sucesión en los despachos de auditores de cuentas

Según publica el Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España existían a fecha 365 auditores mayores de 60 años. La primera ley de auditoria se publicó en 1989 y con ella se iniciaban en esta nuestra profesión numerosos economistas, asesores fiscales y titulados mercantiles de edades comprendidas entre los 25 y 30 años, por lo que transcurridos más 34 años, estos profesionales se encuentran,  hoy en día, en edades comprendidas entre los 60 y los 70 años, es decir próximas a su teórica jubilación. Es por ello, por lo que nos encontramos en un momento crucial en la sucesión de numerosos despachos de auditoria en España y en concreto en aquellas pequeñas y medianas firmas de auditoría que deberán tratar en los próximos días (si no lo han hecho ya) un proceso natural de sucesión del titular del negocio. Y aquí es donde radican la mayoría de los problemas en este proceso que no es tan natural como debería ser y que no es asumido como debería por parte de los agentes implicados.

En la mayoría de los casos, el titular del negocio se considera una pieza vital, necesaria para garantizar la continuidad del despacho (algo incuestionable en su constitución,  crecimiento y consolidación)  y con capacidad de liderazgo sobre el resto de profesionales.  Un profesional con más de 60 años posee la experiencia y los conocimientos adquiridos en una larga trayectoria y que por supuesto puede seguir aportando muchas cosas al resto de profesionales de la firma. Este hecho es incuestionable  y no debería ser objeto de debate. En mi opinión lo que debería ser objeto de debate es si todavía debe liderarlo y si puede garantizar su continuidad una vez decida finalmente no continuar en el mismo.

¿Debe seguir liderando el despacho un auditor con 60 años? ¿Puede seguir liderándolo? Continue reading…